Seleccionar página

Una vez que tenemos nuestra página web en marcha creemos que nos basta sólo con actualizar nuestros productos o servicios, pero con el tiempo se producen avances en las tecnologías y sus usos, cambios en tu modelo de negocio y cambios en tus clientes. Por ello, si tu página ya supera los 3-5 años deberías plantearte realizar una auditoría para detectar los puntos débiles y potencialidades para mejorarla y optimizarla de cara a las nuevas oportunidades. De nuestra experiencia, hemos detectado que los puntos donde cojean actualmente la mayoría de las páginas webs se pueden reducir en 8. Léelos atentamente, puede que aquí tengas la clave de si algo falla a día de hoy en tu página:

1. Diseño Responsive

La mayor parte de los accesos a páginas web se realiza ya desde dispositivos móviles y la tendencia sigue en crecimiento. Observa tu página desde tu móvil o tablet. ¿Ves palabras cortadas? ¿Imágenes que se salen de la pantalla? ¿Datos de una tabla que permanecen ocultos? Eso es por que tu web no está adaptada a estos nuevos formatos. Un diseño web responsive fija un breakpoint para cada tipo de pantalla, de manera que al detectarla, el diseño se adapta automáticamente tanto a nivel estructural como estético.

2. Velocidad de Carga

Si tu página tarda demasiado tiempo en cargarse (y más todavía en dispositivos móviles) puede ser que necesites un espacio de alojamiento mayor, aunque en la mayoría de los casos es una cuestión de optimizar los contenidos multimedia para “aligerar” el peso de tu página, así como aplicar algunos ajustes en el código para acelerar también los procesos internos de la página.

3. Calidad de Imágenes

A veces una mala elección del formato a la hora de guardar las imágenes puede hacer que éstas no se visualicen con la aparente resolución que deberían; no son iguales las necesidades de un gráfico que de una fotografía. También debemos tener cuidado en ajustar las medidas a los contenedores donde vamos a insertarlas y en su caso hacer adaptaciones distintas para diferentes tamaños de pantalla: una imagen que se ve perfecta en ordenador puede aparecer cortada en un teléfono móvil. Además, debemos apoyarnos en los efectos de zoom para condensar espacio en la página a la vez que nos aseguramos que el usuario pueda ver siempre una imagen al máximo tamaño y resolución. Por ejemplo, en lugar de incrustar 3 planos de gran tamaño podemos insertar 3 miniaturas que el usuario pueda ampliar individualmente mediante un click en una ventana emergente.

4. Nueva LOPD

Con la nueva ley de Protección de datos se exige el consentimiento expreso del usuario para la cesión de sus datos tanto en los formularios de contacto, como en los de suscripción. Debe incluirse una casilla de aceptación linkada a una página donde describamos al usuario cuál va a ser el uso de sus datos y cuáles son sus derechos al respecto.

5. Aviso de Cookies

Si tu web usa cookies para recabar datos del usuario deberías incluir una alerta estilo pop-up enlazada a una página donde describas este uso.

6. Integrar Redes Sociales

Puede ser que desde que has creado tu página hayas ido incorporándote gradualmente a distintas redes sociales. O que alguno de tus perfiles haya cambiado. Es crucial que tus redes actualizadas estén integradas en tu página. Ya sea incluyendo los iconos enlazados a tus redes o incluyendo en tu pie de página feeds que muestren las últimas publicaciones en todos tus canales. Sea como sea, integrar tus redes genera tráfico de la web hacia ellas, permitiéndote aumentar más fácilmente tus seguidores. Y también viceversa. Integra en los posts de tu weblog iconos para compartir en redes sociales. Y en tus redes incluye en tu descripción de Instagram o la pestaña de información de tu Facebook el enlace a tu página web. Ganarás visitas a tu site.

7. Posicionamiento

Juega con URLs descriptivas, palabras clave y descripciones meta para posicionar tu página en buscadores. Un buen diseño web te permite posicionar mejor de forma natural, pero también de forma pagada (destacando páginas de productos, por ejemplo).

8. Analítica

Conocer no sólo el número de visitas a tu página, sino también el perfil de tus usuarios y la evolución de estos datos en el tiempo es necesario para adaptar mejor la página a ellos. Si en el panel de tu página no puedes acceder a ellos, algo falla…

9. Seguridad y certificado SSL

Tener instalada una buena aplicación de seguridad y afinar los ajustes internos de lectura y comentario de la página te permitirá hacer de ella un lugar mucho más seguro. Realiza backups periódicos para tener una copia de seguridad; te permitirá restaurar la página en su totalidad en casos extremos. Si tienes una tienda online, solicitar el certificado SSL de seguridad es crucial para la confianza de tus clientes, ya que mostrará tu web como una “página segura” en el buscador.

10. Usabilidad

Un clásico, pero no por ello deja de ser el punto más crucial. La usabilidad integra muchas variables que influyen en una navegación intuitiva, fluida y atractiva para el usuario: un esquema de navegación que permita al usuario saber en todo momento dónde está y qué recorrido ha hecho, menús claros y concisos con una jerarquía lógica, datos de contacto siempre fácilmente accesibles, herramientas para acotar las búsquedas (buscadores, filtros, barras laterales) y un diseño y copywritting que hagan entendible y atractivo nuestro mensaje.